Analizan especie de pino descubierta en Tamaulipas

0
137

Por Redacción

Cd. Victoria, Tamaulipas.- Ante la poca información que se tiene de una especie de pino piñonero recién descubierta en la entidad, especialistas de la Universidad Autónoma de Tamaulipas (UAT) elaboran un proyecto para analizar y proteger a la especie, que se cree, está en peligro de extinción.
Al respecto, el investigador del Cuerpo Académico de Ecología y Conservación de Ecosistemas del Instituto de Ecología Aplicada de la UAT, Dr. José Guadalupe Martínez Avalos, dijo que se trata de una especie endémica del noreste mexicano, y aseveró que el proyecto incluye reforestación de zonas áridas y el rescate de la especie.
Explicó que se trata de la especie “pinus pinciana”, una de las tres especies de pinos piñoneros que existen en Tamaulipas.
“De hecho es de reciente hallazgo en el estado, pero se desconoce cuanta semilla produce, cómo es la germinación, entre otros aspectos. El proyecto se espera que inicie el próximo año en coordinación con otras universidades”.
Sostuvo que el trabajo nace de tesistas de posgrado, pero debido a su importancia, ya otras universidades están interesadas en participar en la investigación.
“Se trata de un pino que crece en zonas áridas altas, ¿qué significa esto? la mayoría de los pinos crece sobre los 800 metros sobre el nivel del mar, y este está en los 1 200 y 2 400, y es una especie que aguanta más la sequía, por eso es importante la investigación”.
“Además se desconoce en su totalidad cómo se reproduce, está en algunas zonas, en pequeños cañones, pero brinca de Jaumave, que es la población donde estamos trabajando, a Santa Catarina, Nuevo León, y a Zacatecas y Durango, y una parte de Coahuila, entonces son pequeños parches de vegetación”, indicó.
Refirió que recientemente se reunieron con investigadores de la Universidad Juárez del Estado de Durango, y se habló sobre el trabajo para analizar la filogenia de esta especie, que se desconoce casi en su totalidad.
“Hay algunos estudios pero muy generales de algunas zonas. Lo que se pretende es hacer un análisis de qué edad tienen los árboles, y posteriormente hacer algo de genética, para saber si se está perdiendo la especie o está surgiendo”.
Concluyó que los más beneficiados de esta labor, serían las comunidades rurales, “porque ellos podrían registrar huertos semilleros, los cuales serían el punto de inicio para los programas de reforestación”.